De estar sentado emerge todo como una fuente de existencias:

Como una montaña, como una pagoda milenaria, como un árbol, como este cuerpo que respiro, como una brizna de hierba, o como un simple soplo de aire.

Calma, quietud, silencio.

He olvidado mi nombre y el de todo cuanto existe: el infinito aquí y ahora.

 

¿Quiéres comentar este artículo?