En colaboración con el Centro SOMOS

 

La Terapia Gestalt está encuadrada dentro de las Psicoterapias de orientación  humanista.

 

Es una poderosa herramienta que nos permite acercarnos a las personas, poniendo un énfasis especial  en  los  procesos emocionales que motivan nuestros actos, en las  conclusiones  cognitivas así como en las actitudes con que afrontan las situaciones conflictivas de la vida.

 

Es importante también conocer las circunstancias emocionales y de  relación  en las que        aprendimos a responder a nuestras necesidades de manera no siempre apropiada, desarrollando estrategias existenciales que condicionan la vida adulta.  Necesitamos entrar en un proceso  de  toma  de  conciencia  en  el  presente para desarrollar las actitudes  más  adecuadas a nuestra vida actual.

 

El objetivo de la Terapia Gestalt es, por tanto, que las personas  aprendamos a reconocer las necesidades y sentimientos que tenemos en las relaciones, dando legitimidad para vivirlas y expresarlas con conciencia y responsabilidad.

 

También que las personas logren lo que en realidad son; es decir, ir aceptando y “haciendo espacio” a todas sus inclinaciones, contradicciones y voces interiores, y logrando integrarlas en una vida bien orientada y valiosa, tanto para sí como en las relaciones en que vive.

 

Existe un fondo teórico específico (enfocado principalmente en la toma de conciencia, el contacto-frontera, el darse cuenta en el presente, la fenomenología, el diálogo, el proceso y la teoría de campo) que fundamenta las competencias descritas desde la perspectiva de la teoría de la Terapia Gestalt.

 

Centrarse en un particular tipo de contacto relacional y apoyarlo es la esencia del enfoque de la Terapia Gestalt y una de las habilidades más importantes a procesar.

 

¿Quiéres comentar este artículo?